NEWS MEDICAMENTOS

Estándar

 

 

Compuestos encontrados en Colombia reciben patente en EE. UU.

Investigadores obtuvieron propiedad intelectual por hallazgos sobre la leishmaniasis.

Por:  EL TIEMPO |

8:57 a.m. | 24 de noviembre de 2015

Iván Darío Vélez, en la foto, es el director del Pecet. En primer plano se muestra una réplica del insecto que produce leishmaniasis.

Foto: EL TIEMPO

Iván Darío Vélez, en la foto, es el director del Pecet. En primer plano se muestra una réplica del insecto que produce leishmaniasis.

La Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos acaba de patentar una serie de compuestos identificados por científicos colombianos y que tienen capacidad de inhibir la reproducción de células afectadas por leishmaniasis cutánea. Es una enfermedad infecciosa transmitida por la picadura de un insecto del género lutzomyia, que deposita un parásito en la piel, destruye las células, provoca una úlcera de hasta 15 centímetros y deja un estigma similar al de la lepra en quien la padece.

Las sustancias, que resultaron de la síntesis de sales de amonio, fueron creadas por Luz Amalia Ríos, química de la Universidad de Caldas. Luego, en alianza con el Pecet (Programa de Estudio y Control de Enfermedades Tropicales) de la Universidad de Antioquia, Ríos sometió los compuestos a validación para un posible uso médico.

En esa etapa se comprobó que tres compuestos están en el rango de alta efectividad frente a la enfermedad y uno de ellos no presenta toxicidad contra las células de origen humano.

Adicional, investigadores del Pecet se motivaron a crear una crema capaz de inhibir la reproducción de las células afectadas por el parásito que transmite la leishmaniasis, enfermedad que ubica a Colombia como el segundo país con más casos en América Latina, después de Brasil.

La crema, llamada Anfoleish, demuestra mejoría luego de una semana de aplicarse y cicatrización tres semanas después. El hallazgo responde al hecho de que existen pocos medicamentos para este tratamiento y los disponibles derivan del antimonio, elemento que genera toxicidad para un 25 por ciento de los pacientes y en algunos casos produce arritmias e infartos.

Ingenio nacional

La posibilidad de patentar comenzó con un grupo de abogados que, en 2011, exploraron bases de datos de todo el mundo para identificar qué tan novedosa era la posible invención. La conclusión fue que el hallazgo era inédito y podía resultar útil para la sociedad.

Entonces, Sara Robledo, coordinadora de la Unidad de Ensayos Biológicos e Inmunología del Pecet, inició la redacción de un gran volumen de informes para la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos (Uspto, por sus siglas en inglés) y para el Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT), que permite buscar protección para una invención en varios países al mismo tiempo.

En 2012, la patente fue aceptada, pero a esta etapa le siguió un minucioso proceso de revisión internacional que duró dos años y al que le siguieron, en 2014, una serie de descargos y aclaraciones a Estados Unidos sobre la validez y originalidad de los hallazgos. Por fin, los investigadores recibieron respuesta afirmativa y tienen la propiedad intelectual de sus invenciones por 20 años

En 1970 Estados Unidos reconoció el potencial de la ciencia de los cultivos ampliando el alcance de las patentes en la agricultura. Se supone que las patentes recompensan la creatividad, así que deberían haber animado el progreso.

Sin embargo, pese a ofrecer protección extra, ese cambio y una ampliación adicional del régimen en los años 80 no condujo ni a más investigación privada sobre el trigo ni a un aumento en las cosechas. En general, la productividad de la agricultura estadounidense continuó su suave ascenso, como lo había hecho antes.

También en otras industrias, sistemas de patentes más fuertes parecen no haber conducido a más innovación. Eso en sí debería ser desalentador, pero la evidencia sugiere algo mucho peor.

Se supone que las patentes propagan el conocimiento, obligando a sus poseedores a exponer su innovación para que todos la vean. A menudo no lo hacen, porque los abogados especializados en patentes son maestros de la ocultación. En vez de ello, el sistema ha creado una ecología parasitaria de merodeadores y poseedores de patentes a la defensiva, quienes pretenden bloquear la innovación o al menos interponerse en su camino a menos que puedan quedarse con una parte del botín.

Un sistema de patentes claro y primitivo, pero funcional, es mejor que uno elegante pero complejo. En el gobierno como en la invención, la sencillez es una fortaleza.

Ventajas a los poseedores

Un primer estudio concluyó que los recién llegados a la industria de los semiconductores tuvieron que comprar licencias a las empresas ya existentes por hasta 200 millones de dólares. Las patentes deberían producir brotes de innovación, pero en vez de ello son usadas para afianzar las ventajas de sus poseedores.

El sistema de patentes es costoso. Un estudio de hace una década estima que en 2005, sin el monopolio temporal que conceden las patentes, Estados Unidos se habría ahorrado tres cuartas partes de su factura de 210,000 millones de dólares por los medicamentos de prescripción. El gasto habría valido la pena si las patentes hubieran producido innovación y prosperidad, pero no fue así.

La innovación alimenta la abundancia de la vida moderna. Desde los algoritmos de Google hasta un nuevo tratamiento para la fibrosis quística, apuntala el conocimiento en la “economía del conocimiento”. El costo de la innovación que nunca ocurre debido al fallido sistema de patentes es incalculable. La protección de las patentes se extiende a acuerdos como el planeado Acuerdo de la Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), que promete cubrir un tercio del comercio mundial. Sin embargo, el objetivo debería ser corregir el sistema, no generalizarlo más.

Una respuesta radical sería abolir por completo las patentes. Sin embargo, la abolición va en contra de la intuición de que, si una persona crea un medicamento o inventa una máquina, tiene derecho sobre su trabajo, al igual que lo tendría si construyera una casa.

Un equilibrio

Si alguien se mudara a vivir en su sala de estar sin ser invitado, la persona se sentiría justificablemente agraviada. Así también aquellos a quienes les son robadas sus ideas.

No obstante, ningún derecho de propiedad es absoluto. Cuando los beneficios son lo suficientemente grandes, los gobiernos rutinariamente los ignoran captando dinero a través de la tributación, demoliendo casas para abrir paso a carreteras y controlando lo que uno puede hacer con sus terrenos. Alcanzar un equilibrio entre el derecho del individuo y los intereses de la sociedad es difícil. Con las ideas, sin embargo, el argumento de que el gobierno debería forzar a los dueños de la propiedad intelectual a compartir es especialmente firme.

Una razón es que compartir ideas no causará mucho daño al dueño de una propiedad como lo hace el compartir una propiedad física. Dos granjeros no pueden cosechar los mismos cultivos, pero un imitador puede reproducir una idea sin privar a su dueño del original.

La otra razón es que compartir aporta enormes beneficios a la sociedad. Estos se originan en parte en el uso más amplio de la propia idea.

Si solo unos cuantos pueden permitirse pagar un tratamiento, los enfermos sufrirán, pese al costo trivialmente pequeño de realmente fabricar las píldoras para curarlos.

Combinación inteligente

Compartir también conduce a innovación extra. Las ideas se traslapan. Los inventos dependen de los primeros avances creativos. No habría jazz sin blues, ni iPhone sin pantallas táctiles. Los signos indican que la innovación hoy gira menos en torno de los grandes avances totalmente novedosos y más en torno de la combinación inteligente y la extensión de las ideas existentes.

Los gobiernos han reconocido desde hace tiempo que estos argumentos justifican los límites a las patentes. Sin embargo, pese a repetidos intentos de reformarlo, el sistema fracasa. ¿Se le puede hacer funcionar mejor?

Los reformadores deberían guiarse por una conciencia de sus propias limitaciones. Como las ideas son intangibles y la innovación es compleja, el propio Salomón encontraría difícil hacer adjudicaciones entre reclamaciones en conflicto.

Los agentes de patentes con recursos insuficientes siempre pasan apuros ante los abogados de patentes adinerados. A lo largo de los años, es probable que el régimen caiga víctima del cabildeo y los ruegos especiales. De ahí que un sistema de patentes claro y primitivo, pero funcional es mejor que uno elegante, pero complejo. En el gobierno como en la invención, la sencillez es una fortaleza.

Un objetivo sería vencer a los merodeadores y bloqueadores. Estudios han concluido que entre 40 y 90 por ciento de las patentes nunca son explotadas o concedidas en licencia por sus dueños. Las patentes deberían incluir una regla de “úsese o piérdase”, de manera que expiren si el invento no es llevado al mercado.

Las patentes también deberían ser más fáciles de recusar sin el gasto de un caso judicial a gran escala. La carga de las pruebas para anular una patente en tribunales debería reducirse.

Patentes para nuevas ideas y trabajo duro

CAMBIO • Las patentes deberían recompensar a quienes trabajaron duro en grandes y nuevas ideas, en vez de a quienes presentan el papeleo con base en un detalle menor. El requisito de que las ideas sean “no obvias” debería fortalecerse. No deberían concederse a Apple patentes sobre tabletas rectangulares con esquinas redondeadas. Twitter no debería merecer una patente sobre su función de actualizar recorriendo la columna de tuits hacia abajo.

Las patentes también duran demasiado. Una protección por 20 años quizá tenga sentido en la industria farmacéutica, porque poner a prueba un medicamento y llevarlo al mercado puede llevar más de una década. Sin embargo, en industrias como la tecnología de la información, el tiempo de la onda cerebral a la línea de producción, o la línea de programación, es mucho más corto.

Cuando las patentes se quedan rezagadas en relación con el ritmo de la innovación, las compañías terminan con monopolios en partes medulares de una industria. Google, por ejemplo, tiene una patente de 1998 sobre la clasificación de los sitios web en los resultados de búsqueda según el número de otros sitios que vinculan a ellos.

Aquí es inevitable cierta complejidad adicional. En las industrias de rápido movimiento, los gobiernos deberían reducir gradualmente la duración de las patentes. Incluso las empresas farmacéuticas pudieran vivir con patentes más breves si el régimen regulatorio les permitiera llevar más pronto los tratamientos al mercado y a menores costos anticipados.

El régimen de patentes de hoy opera en nombre del progreso. Más bien obstaculiza la innovación. Es hora de corregirlo

Patentes de segunda aplicación terapéutica en Europa y en España | En Genérico/

Patentes de segunda aplicación terapéutica en Europa y en España

EVERGREENING

Dulce Mª Miranda Socia de GarriguesSin duda las patentes juegan un papel fundamental en la economía moderna como instrumento favorecedor de la inversión en investigación y desarrollo. 

Difícilmente la industria farmacéutica invertiría ingentes cantidades de recursos en lanzar nuevos medicamentos al mercado, si no se le garantizara un período de exclusividad que le permitiera recobrar sus inversiones. Pero en el mismo sentido, también los medicamentos genéricos juegan un importantísimo papel en la innovación y en la sostenibilidad del Sistema nacional de Salud (SNS). Por ello, resulta incuestionable la necesidad de mantener un equilibrio entre los intereses de ambas industrias.

“Sería deseable la aplicación rigurosa de los requisitos de patentabilidad”

Es conocido que en la práctica existen fórmulas que hacen posible la extensión en el tiempo de la exclusividad que con­fiere la patente, impidiendo o dificul­tando la entrada de los genéricos en el mercado. Se trata de nuevas patentes que, en ocasiones, protegen auténticas innovaciones pero que, en otras, tienen por única finalidad prolongar artificial­mente el derecho exclusivo, crear una apariencia. Son patentes que no soporta­rían un detenido examen de validez.

No es inusual que se descubra que un principio activo que ha sido patentado para una aplicación terapéutica con­creta, además resulta útil y eficaz para ulteriores aplicaciones. Es más, incluso existen ejemplos por todos conocidos de principios activos cuyo verdadero “éxito de ventas” ha estado más en su segunda aplicación que en aquella otra para la que fueron inicialmente comer­cializados (y patentados).

La patentabilidad de las segundas aplica­ciones terapéuticas no es uniforme en los distintos ámbitos territoriales, como tam­poco lo es el alcance con que se pueden hacer valer tales patentes frente a terceros.

Patentes de segunda aplicación terapéutica en Europa y en EspañaEn el ámbito de la patente europea, la segunda aplicación terapéutica se vino protegiendo, tras la decisión G05/83 de la Alta Cámara de recursos de la Oficina europea de Patentes (OEP), a través de las reivindicaciones denominadas “de tipo suizo”1, que mediante su concreta forma de redacción venían a esquivar la imposibilidad de patentar métodos de tratamiento terapéutico del cuerpo humano o animal2. Así se protegía la utilización de una sustancia o compuesto para la fabricación de un medicamento para el tratamiento (nuevo e inventivo) de una enfermedad.

La modificación introducida mediante Acta de 27 de diciembre de 2000, en el Convenio de Munich sobre concesión de Patentes Europeas (EPC 2000) vino a llenar el vacío legal, permitiendo la protección de estas invenciones mediante reivindica­ciones del tipo “sustancia X para su uso en el tratamiento de Y” 3  (reivindicaciones de producto limitadas por su propósito).

Pero existen otras fórmulas para prolongar la exclusividad que confiere el derecho de patente. Es el caso de las patentes sobre nuevas formas de administración del producto, patentes que reivindican la apli­cación a nuevos grupos de pacientes o que protegen regímenes de dosificación y cuya validez ha sido examinada y admitida por la Alta Cámara de Recursos de la OEP4.

Tribunales españoles

También los tribunales españoles han reconocido validez a estas patentes, y así, a título de ejemplo, la sentencia de 4 de marzo de 2013 de la Audiencia Provincial de Madrid confirma que en general es admisible una patente “cuya única característica no comprendida en el estado de la técnica es el régimen de dosificación del compuesto” puntuali­zando que es “importante valorar ade­cuadamente la novedad y la actividad inventiva, de manera que si se trata de una simple selección comprendida en las enseñanzas de una información an­terior más amplia incluida en el estado de la técnica, la novedad solo puede admitirse si se cumplen los criterios desarrollados en relación a las paten­tes de selección. De igual modo, debe exigirse que el régimen de dosifica­ción surta un efecto técnico concreto en comparación con lo ya descrito. Este nuevo efecto técnico será tenido en cuenta a la hora de examinar el carácter inventivo de la patente. Es esta cuestión donde más frecuentemente encontraremos los problemas con un nuevo régimen de dosis”.

Sin duda es importante fomentar la in­vestigación para el desarrollo de nuevas aplicaciones, formas de administración, etc. pero también es deseable y necesario que las oficinas nacionales de patentes y la OEP apliquen con rigor el examen de la concurrencia de los requisitos de patentabilidad para asegurarse de que el monopolio legal que confiere la patente se otorga solo en los casos en los que exista una auténtica invención.

A la hora de pretender hacer valer paten­tes de segunda aplicación terapéutica se suscitan algunas cuestiones. ¿Qué ocurre cuando se lanza el genérico del medica­mento, habiendo caducado la patente para la primera aplicación terapéutica pero estando en vigor una ulterior pa­tente que protege nuevas aplicaciones? ¿Qué vías de acción tiene el titular de la patente? ¿Qué argumentos de defensa puede esgrimir el laboratorio que comer­cializa el genérico?

Patentes de segunda aplicación terapéutica en Europa y en EspañaEn España todavía es muy escasa la jurisprudencia en torno a esta materia. De entre las resoluciones dictadas, es interesante el Auto de 16 de abril de 2008, de la Sección 28 de la Audiencia Provincial de Madrid, dictado en un procedimiento de medidas cautelares, que parte de la premisa de que no es posible otorgar a las patentes de nuevos usos o nuevas indicaciones terapéuticas “el efecto de prolongar o reanudar la eficacia de las patentes sobre principios activos caducadas”. Al delimitar el supuesto de hecho que debería concurrir para apreciar la existencia de infracción, afirma la Sala que la misma se habría producido solo “si las demandadas hubieran comercializado sus EFG habiendo solicitado y obtenido la aprobación administrativa de las mismas para la nueva indicación terapéutica patentada o hubieran realizado otra con­ducta dirigida a potenciar el uso de las mismas para dicha nueva indicación”.

Es de destacar, por su importancia práctica, que en este caso concreto la Sala desestimó la solicitud de medidas cautelares de la demandante consisten­tes en que impusiera a las demandadas la obligación de lanzar una campaña in­formativa dirigida a médicos y farmacéu­ticos tendente a poner en conocimiento de estos la existencia de las patentes de segunda aplicación, para así evitar que prescribieran o dispensaran una EFG para la aplicación patentada.

En esta misma línea, la sentencia de 11 de junio de 2013 de la Audiencia Provincial de Granada afirma que existe infracción indirecta de la patente cuando “se proporciona información al médi­co suficiente, con el prospecto o ficha técnica del medicamento (al margen de sus restantes fines), para la puesta en práctica de la invención patentada […], es decir el uso del principio activo conocido en la nueva terapia, haciéndola posible o efectiva”.

“Existe infracción cuando se proporciona suficiente información al médico para la puesta en práctica de la invención patentada”

La jurisprudencia va marcando unas líneas que parecen ir todas en la misma dirección, y que deben ser tomadas en cuenta por el laboratorio titular del ge­nérico para decidir cuál debe ser la es­trategia a seguir, que en función de las circunstancias consistirá en cuestionar judicialmente la validez de la patente, lanzar el producto respetando ciertos límites para evitar que pueda apre­ciarse la concurrencia de infracción, o incluso instar la declaración judicial de no infracción.

“Uso de la sustancia X en la fabricación de un medicamento para el tratamiento de la enfermedad Y”

No se consideran invenciones susceptibles de aplicación industrial los métodos de tratamiento quirúrgico o terapéutico del cuerpo humano o animal, ni los métodos de diagnóstico aplicados al cuerpo humano o animal.

La Alta Cámara de Recursos de la OEP en su decisión G2/08, ha dispuesto que esta debe ser la única fórmula para la protección de este tipo de invenciones tras la entrada en vigor de EPC 2000.

La decisión G2/08 de la Alta Cámara de Recursos considera patentable un nuevo régimen de dosificación siempre que vaya más allá de ser una mera selección del régimen de dosificación inicialmente reivindicado, debiéndose tomar en consideración el efecto técnico novedoso alcanzado con el régimen de dosificación que se pretenda proteger. 

http://www.elglobal.net/noticias-medicamento/2015

La caducidad de patentes en EE UU liberará más de 24.000 millones de dólares en dos años

Featured image

J. R-T / MADRID

@ElGlobalNet

miércoles, 06 de mayo de 2015 / 13:29
La futura Ley de Patentes, donde se busca incluir la cláusula de exportación, sigue su trámite parlamentario
Las moléculas que pierden patente en los próximos años en Estados Unidos dan buena muestra de la necesidad que observa la patronal de medicamentos genéricos de incluir una cláusula de exportación en la futura ley de medicamentos. En concreto, y mirando hacia el corto plazo, cinco moléculas perderán su protección durante el presente ejercicio y 2016: Neulasta (pegfilgrastim), Gleevec (imatinib), Prezista (darunavir), Humira (adalimumab) y Crestor (rosuvastatina). Entre estos cinco medicamentos se liberarán, según datos del mercado estadounidense de 2013 y facilitados por Aeseg, más de 24.000 millones de dólares, una porción jugosa de tarta que, a día de hoy, las compañías que fabrican en España no tendrían opción legal para optar.
Más allá de estos medicamentos, y ampliando el horizonte hasta el año 2022, las caducidades de patentes con datos de ventas más relevantes se ampliarían hasta los diez, dejando sin protección un mercado total más de 30.000 millones. “Creemos que es una oportunidad importante para que las empresas españolas implantadas pudieran fabricar única y exclusivamente para exportar a estos países como el que ponemos de ejemplo, Estados Unidos”, defiende el director general de Aeseg, José Luis Rodríguez de la Cuerda.
Entre tanto, el debate parlamentario sigue su curso y está pendiente de la convocatoria de la Comisión de Industria, que finalmente elevará el texto legislativo hasta el pleno del Congreso de los Diputados. Mientras tanto, la negociación de enmiendas sigue su curso. Desde CiU, único grupo que ha incluido la cláusula de exportación solicitada por Aeseg en su texto de enmiendas, intuyen que la negociación de enmiendas se puede alargar hasta el mismo día de la comisión.
El grupo catalán ya aclaró que los derechos conferidos por la patente no se deben extender “a la fabricación o empleo del objeto de la invención con el fin de disponer de él en el mercado con inmediata posterioridad a la caducidad de la patente o si el ofrecimiento y venta de la invención tiene como destino final un país en el que no existe protección”. Bajo este argumento, CiU abre de paso un hueco en su texto a la ‘cláusula Bolar’, otra de las peticiones que la patronal de los genéricos realizó durante se ponencia en la última comisión de Industria que abordó la Ley de Patentes. “Actualmente, la industria farmacéutica española se encuentra en un peldaño inferior de posibilidades de negocio respecto a otras empresas extranjeras que sí pueden fabricar y entregar su producto con antelación para poder ser comercializado, ya sea en nuestro país de forma inmediata a la caducidad de la protección, o en un país donde ya haya expirado la misma”, explican en su enmienda”.
Anuncios

LA NANOTECNOLOGIA EN PROPIEDAD INDUSTRIAL

Estándar

Nanopartículas para diagnosticar y tratar enfermedades

Mayka Sánchez @maykasanchezs bez@bez.es 11 de octubre de 2016

Microsopio  en un laboratorio

Microsopio en un laboratorio
Pixabay

Los investigadores hablan de `nanorrevolución´ por las infinitas posibilidades que ofrece esta joven disciplina en biomedicina, en la que se lleva trabajando con el rigor científico actual desde hace apenas 20 años. No obstante, son unas cuantas décadas más durante las que la nanotecnología se ha ido desarrollando mediante la creación, síntesis, diseño, estudio, aplicación y manipulación de materiales, aparatos y sistemas funcionales mediante el control de la materia a nanoescala,

Por tanto, la carrera en biomedicina acaba de empezar y los resultados se verán pronto, ya que este tipo de investigación se considera traslacional, es decir, la intermedia entre la básica y la clínica, y responsable de hacer llegar sus resultados lo más rápido posible a la clínica para su aplicación al ser humano.

Estas partículas son tan diminutas que un nanómetro equivale a una millonésima parte de un milímetro

Este ámbito de la investigación científica no solo es aplicable al campo de la medicina, sino también en otros tan diversos como el medio ambiente, la agricultura, el arte… Trata de aportar las soluciones más vanguardistas a los problemas con los que actualmente se enfrenta la humanidad. Teóricamente,con la nanotecnología podría construirse una especie de nanorrobots de reparación que viajarían a través del torrente sanguíneo, incluso con la capacidad de actuar sobre el ADN, es decir, sobre enfermedades genéticas, y con el fin de destruir tumores. En definitiva, a modo de un ejército nanométrico en el organismo, obedecerían las órdenes que se les diese.

Sin embargo, hay que dejar claro que el gran potencial de la nanomedicina de momento solo se queda en eso: en potencial. El traslado de esta disciplina a la práctica clínica es todavía una ilusión. Bien es cierto que los resultados tan prometedores que se están obteniendo hasta ahora, el esfuerzo de los científicos y los recursos destinados pueden hacer concebir que en un futuro no lejano empiecen a verse los resultados más espectaculares de la nanorrevolución. Y este campo de la ciencia biomédica sea un brazo más imprescindible de la investigación en la lucha contra la enfermedad.

Investigación en España

Como aclara el doctor Juan Antonio Marchal, catedrático de Anatomía y Embriología Humana de la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada, que lleva trabajando siete años en el departamento de física aplicada con nanopartículas, el estudio de la nanobiomedicina se está aplicando, entre otros, en oncología, patología cardiovascular, procesos neurodegenerativos, infecciones, diabetes y enfermedades raras.

“Nuestro grupo -dice- está trabajando en cáncer y donde se obtienen mejores resultados es en diagnóstico. También en tratamiento, pero aquí el problema radica en que la mayoría de las investigaciones se hacen en el laboratorio en modelos animales y solo en muy pocos casos se puede pasar al humano, por lo que los resultados van muy lentos, ya que hay que ser muy ético y riguroso, como exige la legislación y la situación en sí misma”.

Es más vasto el campo de investigación del diagnóstico que el del tratamiento

El equipo del profesor Marchal está investigando con nanopartículas antitumorales en ratones, a los que previamente se les ha inducido un tumor. Después se les administra mediante las nanopartículas poliestiereno, con selectividad sobre las células malignas y respetando las sanas, y se consiguen hasta ahora unas tasas de curación del 80%. Asimismo trabajan en tratamiento, no solo para conseguir mejorar el curso de la enfermedad, sino además como predictivo para valorar la respuesta a la terapia. Tienen un importante proyecto en melanoma y se emplean muestras de sangre de pacientes afectos. “Como nos encontramos en el Parque Tecnológico de la Salud, donde hay un gran tejido de investigación, nos relacionamos estrechamente con otras entidades que también están ubicadas aquí, como el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), colaboramos con el sector privado, como los laboratorios Bayer y MSD, y también con el llamado tercer sector, como la Fundación Medina, con gran actividad”, agrega este experto.

 Combatir el cáncer desde una escala molecular permitirá detectar precozmente la enfermedad, identificar las células cancerosas y atacarlas selectivamente

En la misma línea se pronuncia el doctor Jesús Martínez de la Fuente, químico, profesor  de la Universidad de Zaragoza y responsable del Grupo de Nanotecnología y Apoptosis del Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón, al aludir que es fundamental trabajar en red con otros grupos: “Si la apoptosis es la muerte celular programada, que es el hecho natural de la célula, cuando este fenómeno no se produce, aparece la replicación o multiplicación, lo que es lo mismo, el tumor maligno. No conocemos por qué sucede esto. Nuestro planteamiento es emplear biosensores con nanopartículas de oro, que se calientan y si las aplicamos sirven para la detección de marcadores tumorales.

El experto admite que es más vasto el campo de investigación del diagnóstico que el del tratamiento. Aquí trabajan con modelos animales en cánceres gastrointestinales. “Igualmente creamos campos magnéticos para conocer rutas e inducir apoptosis. Huelga decir que estamos dando los primeros pasos y nos queda mucho camino por recorrer, pero es una línea muy interesante”, matiza el profesor de la Universidad de Zaragoza.

En 2005 Tres Cantos acogió el Instituto de Microelectrónica de Madrid, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, y del que forma parte el grupo de bionanomecámica, cuyo primer responsable es el doctor Javier Tamayo. Este físico, apasionado desde siempre por la biomedicina y, más en concreto, la oncología, afirma que están estudiando tres frentes. “Basándonos en conceptos mecánicos, utilizamos biomarcadores en sangre para detectar el cáncer. Otro campo es el empleo de espectrómetros de masas por medios mecánicos para detectar virus y hacerles frente. Y otra línea, más en debate, es que parece que las células tumorales son más blandas y con más habilidad para invadir otros tejidos. Ponemos la sangre con esas células blandas de los pacientes en cultivo celular mediante conceptos mecánicos y estudiamos qué ocurre. No obstante, no está muy claro si las células tumorales son más blandas”, explica el doctor Tamayo.

 

 

Desarrollan un sensor termoeléctrico basado en nanotecnología para detectar problemas respiratorios

Con el objetivo de detectar problemas respiratorios como la apnea del sueño o neumonías, investigadores del Instituto de Microelectrónica de Barcelona (IMB CNM – CSIC), de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), y la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) han desarrollado unsensor termoeléctrico basado en nanotecnología de silicio, que se autoabastece de energía y es extremadamente sensible para la detección y medida de variaciones muy pequeñas en el flujo de gases, a través de la diferencia de temperatura, lo que permite la monitorización en tiempo real de variables físicas de interés en el ámbito de la salud.

geriatricarea sensor termoeléctrico problemas respiratorios

Tal y como explica Sebastián Moreno, CEO de FutureSiSens, la empresa de base tecnológica que los investigadores han creado para su comercialización, la principal particularidad de este sensor es que no consume energía externa, sino que aprovecha el calor residual para su autoabastecimiento, lo que lo hace autónomo, fácilmente integrable en redes inalámbricas y significativamente menos costoso que otros dispositivos del mercado“.

Así, en el ámbito de la salud, el dispositivo se puede utilizar para medir la respiración de una persona y detectar problemas respiratorios, como la apnea del sueño o neumonías, a muy bajo costo. De hecho, se está probando ya un prototipo en un centro hospitalario para comparar el sensor con los equipos que utilizan para detectar estas alteraciones y contrastar las ventajas y beneficios que aporta.

“A día de hoy, para conseguir un buen diagnóstico de apnea es necesario que el paciente pase una noche entera en el hospital, vigilado por personal cualificado y con muchos sensores en el cuerpo monitorizando sus constantes vitales. Las características de nuestro sensor, como su gran sensibilidad, el tamaño reducido y la autonomía, le confieren un gran potencial en este sector”, destaca Sebastián Moreno.

Gracias a su tamaño (el microsensor tiene un tamaño de 5 mm2, pero se reducirá hasta los 2mm2 en el futuro), los investigadores destacan que también podría integrarse fácilmente en equipos de protección individual, como en la ropa de profesionales que trabajan en actividades peligrosas o en situaciones de riesgo -bomberos o mineros, por ejemplo-, para detectar instantáneamente un fallo respiratorio y enviar una señal de alarma a una centralita para que se pueda actuar inmediatamente.

Este microsensor, desarrollado por los investigadores Libertad Abad y Francisco Javier Muñoz Pascual, del IMB-CNM, Javier Rodríguez Viejo y Aitor Lopeandía, del Departamento de Física de la UAB, y Antonio López, de la UPC, ha sido uno de los proyectos ganadores de la 5ª edición del Fondo de Emprendedores de la Fundación Repsol.

La nanotecnología atrae el interés de los farmacéuticos

Más de 100 profesionales abordaron aspectos de cómo serán las farmacias del futuro

Participantes en las jornadas, ayer en San Clodio.

La Cooperativa Farmacéutica del Noroeste (Cofano) abordó ayer los nuevos retos y desafíos para la farmacia del siglo XXI en el transcurso de sus primeras Jornadas Farmacéuticas Gallegas, que reunió en el Monumento de San Clodio (Leiro) a más de un centenar de profesionales. Una de las conferencias que suscitó mayor interés fue la de María José Alonso, catedrática de Tecnología Farmacéutica, que abordó el impacto de la nanotecnología en el desarrollo de medicamentos.

Este evento, que ha organizado Cofano con la intención de darle continuidad en años sucesivos, ha coincidido con la celebración del 65 aniversario de la cooperativa, que desde 1961 ha ido creciendo hasta contar en la actualidad con 600 socios. El presidente, Manuel Muradás Otero, apuntaba que este encuentro tiene entre sus principales objetivos “explicar los proyectos de la cooperativa, dar información a los farmacéuticos de Ourense y Pontevedra, al mismo tiempo que se persigue la colaboración con distintas instituciones de profesionales, colegios farmacéuticos, hospitales y administraciones”. También añadía que “la función de Cofano consiste en servir a las farmacias y llegar a todos los puntos más recónditos”.

Tras la presentación a cargo de Francisco Fernández, director de comunicación de Farmaindustria, intervinieron Manuel Puga, presidente de la Academia Galega de Farmacia, y Juan José Montes, presidente de Feiraco, para hablar del valor de las cooperativas.

El segundo bloque de conferencias lo abría Luis Amaro, secretario del Consejo Nacional de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, abordando la adaptación a la directiva europea antifalsificación; seguido del presidente del Colegio de Ourense, Vicente Álvarez, cuya intervención se centró en la farmacia rural y Alba Soutelo, presidenta del Colegio de Pontevedra, sobre la farmacia de futuro. Por la tarde se contó con Alberto Díaz, responsable de marketing del grupo R, quien habló sobre las claves de la diferenciación en un mundo global.

Luminiscencia, con aplicaciones contra cáncer

Por: Redacción//El Pulso Laboral

Sábado 23 de julio 2016Con el desarrollo de la nanotecnología hoy se tiene la posibilidad de encontrar materiales que mediante un cambio en sus partículas más pequeñas, produzca luminiscencia en distintos colores, lo que puede tener múltiples aplicaciones, incluso en el diagnóstico y tratamiento de tumores cancerígenos.El doctor Gerardo Muñoz Hernández, investigador del Departamento de Física de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), afirmó lo anterior en el Ciclo Lunes en la Ciencia, realizado en la Unidad Iztapalapa de esta casa de estudios.

El académico explicó que la investigación de materiales encaminados a entender el fenómeno luminiscente, durante el siglo pasado se basó en el estudio de compuestos como el cloruro de sodio y los halogenuros alcalinos, y esto sirvió para transitar al desarrollo de sistemas un tanto más complejos; pero ahora, la nanotecnología permite estudiar el comportamiento de los materiales a nivel de nanómetros.

Anteriormente se trataba de encontrar materiales de soporte e incorporar “impurezas” o compuestos que nos permitieran transformar luz de un color en otro, o luz no visible en luz visible, pero la nanotecnología permite avanzar.

Tras referirse al fenómeno conocido como Up-conversion y exponer el ejemplo de una película (Depredador) donde el protagonista es capaz de ver el calor, expuso que “el asunto que nos ocupa con la luminiscencia es la posibilidad de ver lo que no vemos”, y alrededor del cáncer se han hecho muchos estudios.

Una de las técnicas de tratamiento que más se usa es la cirugía, pero cuando ésta se realiza se tienen que extraer todas las células dañadas, de lo contrario se desencadena un proceso conocido como metástasis, por lo que un auxiliar de visualización sería de enorme ayuda, “y a quienes hacemos luminiscencia se nos ocurre que la visualización es a través de este fenómeno”, pero también puede ser por medio de una aguja de marcaje para visualización.

Al insertar el cirujano una aguja con una guía metálica y mediante un auxiliar que puede ser un ultrasonido, rayos X u otro, la dirige al sitio en donde se encuentra la región dañada y una vez que está ahí, la aguja deja un alambre que guía al cirujano en su observación, quien puede identificar el tejido dañado y actuar en consecuencia.

Este tipo de técnicas ya se utiliza ampliamente y gracias a los conocimientos adquiridos en el estudio y aplicación del fenómeno luminiscente, hoy se buscan nuevas alternativas donde “la idea sería el diseño de sistemas luminiscentes biocompatibles que sean capaces de transformar la radiación infrarroja en radiación visible y se acumulen principalmente en células de cáncer, de tal forma que con iluminación infrarroja, el cirujano pueda retirar con éxito el tejido dañado”.

Muñoz Hernández dijo que ha surgido un nuevo campo denominado Tera-diagnóstico con el que se pretende generar nanomedicamentos que tengan la propiedad, por un lado, de dar la posibilidad de diagnóstico; “es decir un medicamento que introducido en el organismo, y que iluminado con luz infrarroja, se ponga de determinado color que indicaría un diagnóstico visual”.

En la Teranóstica, además de diagnosticar mediante la vista, sería posible tener la capacidad de llevar en ese nanomaterial un medicamento que pueda ser liberado también a través de la iluminación.

En el caso de tratamientos de quimioterapia, que son muy agresivos, puede enviarse el medicamento encapsulado y una vez dentro de la célula dañada, iluminar con infrarrojo para liberar ese medicamento y matarla desde adentro. “Ese sería el ideal y aquí la nanoquímica juega un papel muy importante”, concluyó.

Nanotecnología

NANOTECNOLOGÍA PARA EXPANDIRSE A OTRAS GALAXIAS

14 DE ABRIL DE 2016

Conquistar otros mundos había sido hasta esta semana misión para cualquier novelista literario o guionista de cine, es decir, algo impensable de materializar en el mundo real. Pero gracias al apadrinamiento del célebre científico Stephen Hawking y el dinero del magnate ruso Yuri Milner, la expansión del ser humano fuera del Sistema Solar para corroborar si existen otros planetas con condiciones similares a las de la Tierra está cada vez más cercana. Se trata de un proyecto destinado a construir naves espaciales que viajarán billones de kilómetros, mucho más allá de lo que haya conseguido cualquier artefacto espacial fabricado hasta la fecha.

El Breaktrought Starshot -nombre que se le ha dado al experimento y significa algo así como ‘Avance del disparo hacia la estrella’- fue anunciado el pasado 12 de abril en Nueva York y consiste en propulsar hacia la estrella Alfa Centauri pequeños vehículos ligeros (nanocraft) aprovisionados con cámaras y equipos de comunicación. La idea es conseguir alcanzar el astro en 20 años de viaje, cinco a velocidad de la luz, ya que con la tecnología que hay disponible hoy en día se tardarían en lograrlo más de 30.000 años. El envío se efectuará desde una nave espacial convencional más grande, que contenga miles de nanocraft en órbita, y desde ahí lanzarlos individualmente.

 ¿QUÉ ES LA NANOTECNOLOGÍA?

La nanotecnología es el conjunto de técnicas que permiten manipular la materia al nivel de sus moléculas y átomos, 80.000 veces más delgadas que un cabello humano. A este nivel las propiedades físicas y químicas de la materia cambian incrementando significativamente sus propiedades (conductividad eléctrica, térmica, resistencia, elasticidad, dureza, hidrofobia, oleofobia, etc.).

La nanotecnología es una ciencia que se desenvuelve en una escala extremadamente pequeña. El término “nano” corresponde a un prefijo del Sistema Internacional de Unidades que indica un factor de 10-9, es decir una milmillonésima parte de algo. Así por ejemplo, un nanómetro (nm) equivale a la milmillonésima parte de un metro. Si bien el término “nanotecnología” es ampliamente utilizado, no existe un consenso que permita delimitarlo como sector. Se entiende por nanotecnología a la capacidad técnica para modificar y manipular la materia con la posibilidad de fabricar materiales y productos a partir del reordenamiento de átomos y moléculas, desarrollar estructuras o dispositivos funcionales a las dimensiones nano.

Según la OMPI (Organización mundial de la propiedad industrial)

La nanotecnología figura entre los ejemplos más destacados de tecnologías emergentes y ha despertado grandes expectativas en varios ámbitos directamente relacionados con nuestra vida cotidiana.

Existen principalmente dos formas de aplicar la nanotecnología hasta el momento: la primera consiste en un enfoque de arriba hacia abajo, en el que las estructuras se van reduciendo cada vez más hasta alcanzar la escala nanométrica; la segunda es el enfoque de abajo hacia arriba, en virtud del cual se eligen varios elementos a escala nanométrica y se reúnen para formar algún tipo de materia o mecanismo.

Esta forma de manipular la materia a nivel atómico abarca lógicamente un campo de aplicaciones potenciales inmenso”.

Aunque hasta el momento la comercialización de productos nanotecnológicos ha sido relativamente modesta, las actividades de investigación recientes permiten pronosticar resultados extraordinarios que beneficiarán a la humanidad en un futuro cercano.

Por ejemplo, en el ámbito de la salud, se plantea la posibilidad de fabricar instrumentos de diagnóstico que penetren (y tal vez que permanezcan) en las células, o micro-instrumentos terapéuticos con los que se traten las células enfermas directamente desde su interior. Podrían desarrollarse componentes electrónicos sumamente pequeños con los que crear dispositivos electrónicos miniaturizados y mucho más potentes. Gracias a la nanotecnología pueden obtenerse nuevos materiales mucho más fuertes, ligeros y finos que los actuales, lo cual puede revestir gran interés en el campo de la tecnología aeronáutica y espacial, en el de la construcción o incluso en el del textil. En lo que se refiere a la protección del medio ambiente y al ahorro de energía, los micromateriales y microelementos permiten recurrir de manera más eficaz y potente a fuentes de energía alternativa, por ejemplo aplicándolos a la fabricación de paneles de energía solar.

En términos generales, las invenciones en el ámbito de la nanotecnología podrían obtener protección por patente, siempre y cuando cumplan las condiciones pertinentes de patentabilidad, pero es necesario tener en cuenta una serie de cuestiones, entre las que destacan las siguientes:

  • Uno de los problemas es que las reivindicaciones admitidas son demasiado amplias, al igual que sucede con otras tecnologías emergentes. Este hecho se debe, en parte al menos, a la ausencia de estado de la técnica anterior y puede permitir al titular de la patente bloquear vastísimas áreas tecnológicas. En este contexto, también se observa el riesgo de otorgar patentes que se superpongan entre sí.
  • En lo referente a las condiciones generales de patentabilidad, puede surgir la cuestión de saber si la reproducción a escala atómica de un producto o estructura conocido cumpliría el requisito de la novedad o el requisito todavía más importante de la actividad inventiva.
  • Otro aspecto relacionado con el anterior es la pregunta de si los derechos de una patente otorgada para un producto sin especificar el tamaño de la invención podría considerarse violada a raíz de una invención nanotecnológica equivalente, o si el inventor de esa invención podría basarse en dicha patente para e

    Un panorama jurídico complejo

    Por su propia naturaleza, las nanotecnologías son tecnologías “universales” que sirven de plataforma para la fabricación de procesos y productos en múltiples tecnologías e industrias. Si bien su carácter transectorial ha generado un enorme revuelo acerca de su potencial, esta misma cualidad plantea importantes retos a cualquiera que desee desarrollar y comercializar productos en este campo. Una patente de base de nanotubos de carbono, de nanocristales semiconductores o de procesos para su puesta en función, por ejemplo, tiene aplicaciones en muchos campos: diseño de semiconductores, biotecnología, construcción, productos farmacéuticos, agricultura y telecomunicaciones. El titular de la patente, sin embargo, puede que sólo trabaje en uno o dos de estos campos. Por lo tanto, cualquier empresa que desee desarrollar y comercializar un producto relacionado con la nanotecnología debe examinar exhaustivamente el entorno de las patentes de nanotecnología para cerciorarse de que localiza todas las patentes bajo la titularidad de terceros. Esto, junto con una estrategia bien planificada de obtención de licencias, para asegurarse de que se dispone de licencia para todas las tecnologías patentadas pertinentes, puede facilitar enormemente la creación de un marco de trabajo de libertad y contribuir a evitar litigios potencialmente costosos e imprevistos.

    Al elaborar las reivindicaciones de una patente, los titulares de patentes nanotecnológicas también deben tener presente la complejidad del panorama internacional de patentamiento. El hecho de que diferentes jurisdicciones interpreten los principios que rigen la ley de patentes de diferentes maneras puede afectar a la patentabilidad de una invención. Así, por ejemplo, el Tribunal Supremo Federal alemán ha invalidado una patente de nanotecnología concedida por la OEP para una “invención de selección” en razón de la falta de novedad.

    Hasta ahora, las dificultades que entrañan la detección de la infracción de patentes y la observancia de éstas sin duda han dado a los investigadores e inventores una libertad tácita y muy necesaria para actuar. Sin embargo, a medida que lleguen más productos de nanotecnología al mercado resultará más arriesgado y más difícil vigilar estas patentes. El reto para el futuro será fomentar la innovación sostenida de la nanotecnología, asegurando que el sistema de propiedad intelectual otorgue una amplia libertad a los innovadores para que puedan trabajar y desarrollar nuevas aplicaciones nanotecnológicas, sin socavar sustancialmente los incentivos para la divulgación de las patentes y la inversión en ellas.

    • Según la OEPM (Oficina española de patentes y marcas)
    • Según la OEPM (Oficina española de patentes y marcas)

    El sector de la nanotecnología está creciendo rápidamente y se prevé que se convierta en una de las tecnologías clave en el siglo XXI.

    El número de solicitudes de patente europea para invenciones relacionadas con la nanotecnología se ha más que triplicado desde mediados de los años noventa del siglo XX.

    El tamaño “NO” es una condición suficiente para establecer la novedad de una invención. Sin embargo, algunas invenciones nanotecnológicas contienen formulaciones a nanoescala de compuestos químicos, estructuras y materiales divulgadas previamente. ¿Significa esto que esos inventos no son patentables?

    La evaluación de la novedad de estas invenciones, denominadas “de selección”, el solapamiento debe ser estrecho con relación al estado de la técnica en general, encontrarse suficientemente alejado del sub-rango principal y ser indicativo de una invención, por ejemplo, al mostrar un efecto nuevo o inesperado que se produce sólo dentro del sub-rango seleccionado.

  • Como prácticamente todas las tecnologías de escala nanométrica presentan estas características, sólo se consideran patentables aquellos resultados que no es probable que surjan a partir de extrapolaciones realizadas por un experto que trabajase con estructuras más pequeñas.Las aplicaciones de la nanotecnología pueden superar la prueba de la no evidencia si la invención confiere una ventaja tecnológica importante respecto del estado de la técnica, por ejemplo, al permitir a un experto poner en práctica la invención divulgada previamente a escala nanométrica por primera vez.
  • LA NANOTECNOLOGÍA EN ARGENTINA En la última década, la investigación ha avanzado significativamente en el campo de la Nanotecnología, con la expectativa que este nuevo conocimiento brinde a la sociedad grandes

beneficios en el ámbito de la salud, los alimentos, la energía, el medio ambiente, la electrónica y la telecomunicación, entre otros sectores.

Los roles público, privado e institucional son cruciales a fin de generar mecanismos e instrumentos que posibiliten la inclusión plena de nuestro país en esta nueva tecnología. La consolidación de las instituciones de investigación en el campo de la nanotecnología y su mayor asociación en redes de colaboración, son factores claves para favorecer los procesos de transferencia del conocimiento desde la investigación básica a la aplicación industrial.

En los últimos años, en el plano legislativo se han tomado iniciativas al respecto.

A través del decreto 380/05 el Poder Ejecutivo Nacional autorizó al entonces Ministerio de Economía y Producción a constituir la Fundación Argentina de Nanotecnología (FAN), una entidad de derecho privado y sin fines de lucro con el objeto de sentar las bases y promover el desarrollo de infraestructura humana y técnica para competir internacionalmente en la aplicación de micro y nanotecnologías que aumenten el valor agregado de la producción nacional. Posteriormente, mediante la Ley 26.338/07 modificatoria de la Ley de Ministerios (t.o Decreto 438/92) la FAN pasó a la órbita del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productivo, siendo una herramienta moderna en manos de un Estado decidido a participar activamente en el fomento de la innovación en nuestro tejido productivo. Así, la FAN sigue una estrategia de apoyo y financiamiento de nichos en base a un análisis “caso por caso”.

El “boom nanotecnológico” de los últimos años trajo aparejado el surgimiento de un número significativo y creciente de solicitudes de patente de invención nanotecnológicas.

Se trató de un fenómeno que complejizó el trabajo de las oficinas de patentes de todo el mundo, principalmente en cuanto a la clasificación y el examen de patentabilidad de invenciones insertas en un campo tecnológico emergente, multidisciplinario y de particulares características.

Algunas medidas adoptadas para dar solución a esta problemática han sido, entre otras, la creación de clases específicas para patentes nanotecnológicas y la continua capacitación y especialización de examinadores, algunos de ellos incluso nucleados en grupos de trabajo específicos.

En nuestro país, en particular, se logró identificar como resultado del ejercicio de vigilancia realizado medio centenar de patentes relacionadas con nanotecnología que han sido solicitadas ante el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial (INPI) y que se publicaron entre mayo de 2007 y marzo de 2009.

El 80% de las presentaciones fue realizado por empresas, mientras que el 20% restante se repartió entre universidades y organismos de ciencia y tecnología.

En cuanto a la nacionalidad de los solicitantes, los pertenecientes a EEUU poseen un claro liderazgo, representado el 35% de las solicitudes, seguido de los argentinos con el 9%.

El resto fueron realizadas principalmente por solicitantes de países europeos. El 47% de las patentes solicitadas son sobre nano-intermediarios. Esta proporción coincide con la mayor tendencia a nivel mundial que tienen los elementos de esta parte de la cadena de valor en producir mayores ganancias.

FUENTE  DE SOLICITUDES INPI ARG. POR AREAS TECNICAS

Featured image https://patentes.wordpress.com/2011/04/16/vigilancia-tecnologica-en-nanotecnologia/

Otra prueba de esta importancia es la elaboración de numerosos Boletines de Vigilancia Tecnológica (BVT)  por Oficinas de Patentes de todo el mundo. En este sentido,  la OMPI ofrece un excelente repositorio de BVT.

Por otra parte, la nanotecnología es quizá uno de los sectores tecnológicos más prometedores y con más potencial económico, lo cual supone que las Oficinas de Patentes se estén esforzando para procesar mejor las solicitudes de patentes en este campo. Por ejemplo, en 2011 la Clasificación Internacional de Patentes se ha revisado para acomodar los diversos aspectos y aplicaciones de la nanotecnología creando la subclase B82Y. En el último número de WIPO Magazine se puede encontrar un artículo sobre las peculiaridades de la aplicación de los requisitos de novedad y actividad inventiva a la nanotecnología.

Desde el correspondiente grupo de trabajo de la OCDE se sigue con interés la evolución del sector usando entre otras cosas la información contenida en las patentes. Fruto de este trabajo son 2 working papers:

A continuación, una lista (no exhaustiva) de los estudios de patentes o BVT sobre nanotecnología existentes:

  • Innovation Nanotechnology Patent Landscape Analysis (2009, UKIPO): Estudio centrado en la actividad patentadora del Reino Unido. Las estrategia de búsqueda se construyen en EPODOC a partir de la identificación de solicitantes, inventores o prioridades GB y su cruce con campos técnicos según grupos de la ECLA (por ejemplo: A61K47/48W18B) . El estudio se complementa con mapas “topográficos”, mapas de colaboraciones y árboles de citaciones.
  • INPI (BR) : La Oficina Brasileña publica 2 boletines semestralmente. Uno dirigido a la nanotecnología en general y otro a la nanobiotecnología. Las estrategias de búsqueda se construyen a partir de palabras clave y clases o subclases de la CIP, lo cual en comparación con el estudio de UKIPO, recupera más resultados pero menos relevantes.
  • INPI (PT): Además de otros documentos relacionados con nanotecnología, la Oficina Portuguesa ha publicado un estudio sobre nanobiosensores y otro sobre  microsistemas, ambos de 2010. Aparentemente, el primero con una estrategia de palabra clave (nanobiosensor) y el segundo con una estrategia de subclase CIP (B81B, B81C).
  • Thomson Reuters: Estudio publicado en 2010 acerca de patentes sobre aplicaciones nanotecnológicas en productos de belleza. Obviamente los autores del estudio usan DWPI, pero no revelan la estrategia de búsqueda empleada.
  • Patentes sobre fullerenos en Europa. En este artículo los autores, que  forman parte del grupo de trabajo de la EPO sobre nanotecnología, emplean las subclases apropiadas de la CIP para identificar las empresas europeas más activas patentando fullerenos.  Este artículo se publicó en 2008 en la revista “Nanotechnology Law & Business“.
  • Patentes sobre nanotubos en EE.UU. Aunque el artículo, publicado en 2006 en la misma revista, no es accesible gratuitamente,  hay una presentación de uno de los autores sobre el tema identificando las patentes US clave sobre nanotubos.
  • Patentando grafeno. Otro artículo publicado en 2008  la misma revista donde se analiza la obviedad de las patentes sobre grafeno teniendo en cuenta las divulgaciones previas sobre nanotubos.

Portales/sitios Web nacionales/regionales/internacionales sobre nanotecnología

 Otros

o http://www.nanoinvestornews.com/modules.php?name=Pat

www.crnano.org/whatis.htm  www.nanotech-now.com/  www.nano.gov/html/facts/whatIsNano.html  www.nanotech-now.com/basics.htm

 https://patentes.wordpress.com/2011/04/16/vigilancia-tecnologica-en-nanotecnologia/

Otra prueba de esta importancia es la elaboración de numerosos Boletines de Vigilancia Tecnológica (BVT)  por Oficinas de Patentes de todo el mundo. En este sentido,  la OMPI ofrece un excelente repositorio de BVT.

Por otra parte, la nanotecnología es quizá uno de los sectores tecnológicos más prometedores y con más potencial económico, lo cual supone que las Oficinas de Patentes se estén esforzando para procesar mejor las solicitudes de patentes en este campo. Por ejemplo, en 2011 la Clasificación Internacional de Patentes se ha revisado para acomodar los diversos aspectos y aplicaciones de la nanotecnología creando la subclase B82Y. En el último número de WIPO Magazine se puede encontrar un artículo sobre las peculiaridades de la aplicación de los requisitos de novedad y actividad inventiva a la nanotecnología.

Desde el correspondiente grupo de trabajo de la OCDE se sigue con interés la evolución del sector usando entre otras cosas la información contenida en las patentes. Fruto de este trabajo son 2 working papers:

A continuación, una lista (no exhaustiva) de los estudios de patentes o BVT sobre nanotecnología existentes:

  • Innovation Nanotechnology Patent Landscape Analysis (2009, UKIPO): Estudio centrado en la actividad patentadora del Reino Unido. Las estrategia de búsqueda se construyen en EPODOC a partir de la identificación de solicitantes, inventores o prioridades GB y su cruce con campos técnicos según grupos de la ECLA (por ejemplo: A61K47/48W18B) . El estudio se complementa con mapas “topográficos”, mapas de colaboraciones y árboles de citaciones.
  • INPI (BR) : La Oficina Brasileña publica 2 boletines semestralmente. Uno dirigido a la nanotecnología en general y otro a la nanobiotecnología. Las estrategias de búsqueda se construyen a partir de palabras clave y clases o subclases de la CIP, lo cual en comparación con el estudio de UKIPO, recupera más resultados pero menos relevantes.
  • INPI (PT): Además de otros documentos relacionados con nanotecnología, la Oficina Portuguesa ha publicado un estudio sobre nanobiosensores y otro sobre  microsistemas, ambos de 2010. Aparentemente, el primero con una estrategia de palabra clave (nanobiosensor) y el segundo con una estrategia de subclase CIP (B81B, B81C).
  • Thomson Reuters: Estudio publicado en 2010 acerca de patentes sobre aplicaciones nanotecnológicas en productos de belleza. Obviamente los autores del estudio usan DWPI, pero no revelan la estrategia de búsqueda empleada.
  • Patentes sobre fullerenos en Europa. En este artículo los autores, que  forman parte del grupo de trabajo de la EPO sobre nanotecnología, emplean las subclases apropiadas de la CIP para identificar las empresas europeas más activas patentando fullerenos.  Este artículo se publicó en 2008 en la revista “Nanotechnology Law & Business“.
  • Patentes sobre nanotubos en EE.UU. Aunque el artículo, publicado en 2006 en la misma revista, no es accesible gratuitamente,  hay una presentación de uno de los autores sobre el tema identificando las patentes US clave sobre nanotubos.
  • Patentando grafeno. Otro artículo publicado en 2008  la misma revista donde se analiza la obviedad de las patentes sobre grafeno teniendo en cuenta las divulgaciones previas sobre nanotubos.

Portales/sitios Web nacionales/regionales/internacionales sobre nanotecnología

 Otros

o http://www.nanoinvestornews.com/modules.php?name=Pat

www.crnano.org/whatis.htm  www.nanotech-now.com/  www.nano.gov/html/facts/whatIsNano.html  www.nanotech-now.com/basics.htm

Portales/sitios Web nacionales/regionales/internacionales sobre nanotecnología

 Otros

o http://www.nanoinvestornews.com/modules.php?name=Pat

www.crnano.org/whatis.htm  www.nanotech-now.com/  www.nano.gov/html/facts/whatIsNano.html  www.nanotech-now.com/basics.htm

 

PROPUESTA

Es a futuro “capacitar a todas las personas” de dichas tecnologías emergentes en miniatura, con el fin de adquirir los mejores conocimientos técnicos y científicos que permiten desarrollar bienes y servicios que satisfagan las necesidades humanas.

 

COMO SE REALIZA

Hacer una base de datos pública en el campo de la ciencia de la nanotecnología: nucleando empresas, entidades privadas, fundaciones, oficina de patente, centro de investigación, investigadores, u otra figura similar, patrocinado por cada ministerio de industria – ciencia y tecnología de cada país, con el fin de desarrollar en conjunto bienes o servicios de acuerdo a las necesidades que existen en cada lugar.

Se observa mucho recurso humano trabajando en el mismo campo de aplicación pero con distintos rumbos sería bueno que se haga un frente en común, los dejos a vuestro criterio dicha sugerencia……

 

CONCLUSIÓN REFERIDA A PROPIEDAD INDUSTRIAL (PI)

La claridad puede ser un problema en las solicitudes de nanotecnología, sobre todo si se emplean términos relativos o terminología poco común .Es importante utilizar la terminología con un significado ampliamente reconocido o reformular la solicitud de forma más precisa.

La solicitud en conjunto debe describir la invención de forma que un experto en la materia pueda aplicarla .Reducir el tamaño de algo no lo convierte automáticamente en nuevo o inventivo.

Las invenciones basadas en la miniaturización siempre deberían demostrar un efecto técnico mejorado derivado de su tamaño.

La naturaleza interdisciplinar de la nanotecnología supone un reto tanto para las oficinas de patentes como para los representantes legales, los inventores y los solicitantes.                                                                                               

Ing. Villalobos Alberto- Autor de la monografía.